¡AY AMÉRICA!

84

Carlos García Varela

América Premier se le fue de las manos el triunfo en el último segundo del partido, luego de que Cocodrilos de Tabasco le sacara el empate a dos goles y dicho sea de paso, también se quedó con el punto extra al perder en la tanda de penales por

4-5, en juego de la Jornada 7 de la Serie A de la Liga Premier.

El exceso de confianza terminó por matar las esperanzas de que las águilas ganaran en casa, no así los reptiles, equipo que en la parte final del segundo tiempo mostró ambición al frente y eso le dio dos puntos de oro, así que la igualada le sabe a gloria.

Lo que fue el primer tiempo del partido, este fue gris, pasivo, ya que los dos equipos se dedicaron prácticamente al pelotazo largo y en sus momentos  hubo mucho toque de pelota, lo cual provocó que el encuentro cayera en ser dinámico, en gran parte porque los equipos esperaban el error de su enemigo.

Las Águilas, por estar en su nido, estaban obligadas a buscar el gol, pero la defensa tabasqueña hizo su papel y contrarrestó los ataques de la oncena capitalina.

Los minutos avanzaban y el técnico Pedro Vega giraba órdenes a sus pupilos con la finalidad de abrir los espacios, aprovechar los callejones para buscar el centro donde los arietes Víctor Rodríguez y Abraham Chávez estaban a la casa del gol.

Mientras que los reptiles por su parte una y otra vez buscaban crear peligro pero también la saga amarilla hacia su papel y no le daba chance alguno de poder concretar jugada de peligro.

El cronómetro hacia su trabajo y el tiempo se les venía encima a las águilas y a los cocodrilos pero ninguno daba tregua a la defensiva y el juego carecía de explosividad al menos en el primer periodo

Ya sobre los 35 minutos, el defensa central Gerson Huerta tiró a bocajarro dentro del área grande y el portero Raúl Veldañez aguantó al máximo para quedarse con el balón.

 

PRIMER PICOTAZO

 

A los 44 minutos, vino el golpe de suerte para los de casa. Manuel Pérez por cl costado derecho centró y Huerta remató con la testa sobre su costado derecho donde nada pudo hacer el cancerbero Veldañez para detener el viaje de la pelota, las Águilas le ponían número a la casa, 1-0 y con la ventaja a su favor se fueron al descaso.

 

RESPONDEN LOS REPTILES

 

Para la segunda parte del partido, Cocodrilos se puso las pilas y respondió al frente de forma inmediata.

A los 46 minutos, el cuadro tabasqueño creó peligro que le generó frutos. Salvador Ojeda que entró de cambio, hizo de las suyas y por el costado derecho se enfiló a campo enemigo y ante la presión de un rival, centró al corazón del área, donde Luis Mouret se lanzó de ‘palomita’ para peinar la pelota y ponerla fuera del alcance del portero Rafael Girón, quien pese a estirarse no pudo desviar la pelota, misma que entró a sus redes, así caía el 1-1.

 

ATACAN OTRA VEZ LAS ÁGUILAS

 

Pero el gusto del gol les duró poco a los Cocodrilos porque a los 49 minutos, los americanistas nuevamente se fueron al ataque. Manuel Pérez, tras recibir pase a ras de pasto dentro del área grande, se encargó de cubrir la pelota, ganándole la partida al central Omar Zaragoza, Pérez giró sobre su derecha para sacar un tiro cruzado y vencer al portero tabasqueño; América Premier estaba otra vez adelante en el marcador.

El tiempo se le venía encima a los visitantes, pero no dejaba de luchar. A los 59 minutos, otra vez Ojeda hizo de las suyas, dejó atrás a su marcador y con el marco de frente, tiró, pero el arquero águila aguantó al máximo para quedarse con la pelota.

Los pupilos del técnico Octavio Mora no dejaban de atacar, de presionar al anfitrión.

 

PECAN DE CONFIANZA

 

Ya en tiempo de compensación, América Premier se frotaba las manos de tener los tres puntos, por lo que aflojó la marca a la defensiva y en el último segundo del partido, vino un golpe de suerte para los Cocodrilos.

La zaga amarilla perdió la concentración y Juan Irene con el balón en sus botines no perdonó la que tuvo y entre varios rivales punteó la pelota para ponerla en el fondo de la red y así poner el marcador definitivo, 2-2 y darle un punto de oro puro a su escuadra en terreno ajeno.