CRECÍ COMO JUGADOR EN LA LIGA PREMIER: ORTIZ

143

HERMOSILLO, Son.- El ámbito del futbol profesional no está exento de contar con adversidades en el camino hacia el éxito. A sus 26 años de edad, Fernando Ortiz Fernández es testigo de ello.

De pensar en algún momento en colgar los botines, a ser el encargado de mandar los esféricos dentro del arco rival para el equipo de Cimarrones de Sonora. De esa manera giró la vida futbolística del ahora delantero.

Surgido y formado en la cantera de Monarcas Morelia, el atacante de 1.85 metros encontró hace poco menos de dos años la estabilidad que tanto ansiaba en la cancha.

Cinco diferentes equipos de la Liga Premier en un lapso de dos años y medio. Ahora aprovecha una nueva oportunidad, en el Ascenso MX.

“La verdad yo había pasado por algunas circunstancias un poco complicadas dentro del futbol; operaciones, me habían mandado de un equipo a otro, la verdad que había perdido un poco la ilusión de jugar, pensé varias veces en el retiro. Pero gracias a Dios y mi familia que siempre me apoyó, siempre tuvieron esa palabra de apoyo que me hizo seguir adelante.

“Ahora sí que me di una oportunidad de un año cuando regresé a Morelia, me propuse en un año que si no hacía nada importante, iba a dejar el futbol, y a partir de ahí me fue muy bien con la Liga Premier de Morelia, ahí crecí mucho, como jugador y como persona; me vieron los directivos de la Primera, y fue así como me jalaron para el primer equipo”.

La alegría que recobró el sentido en su vida futbolística llegó el 18 de enero del 2017. Su debut profesional en Copa MX. Con el equipo que le brindó la mano para crecer en la profesión que tanto disfruta.

Tres días después se concretó un nuevo golpe de felicidad a su persona. El momento de pisar por primera vez una cancha de Liga MX.

 

En esta ocasión la de su ciudad natal, al ingresa de cambio al minuto 74 frente a Santos en el Estadio Morelos. El estratega Pablo Marini fue el encargado de brindarle la confianza.

“Es algo inexplicable, me llegó la oportunidad cuando menos lo esperaba, fue algo muy padre, no te lo puedo decir con palabras, fue algo muy padre el poder debutar en la ciudad en la que nací, al lado de toda la gente, mis amigos, mis padres”.

El estar en Cimarrones lo toma como un reto. “Es un reto personal y grupal, vengo a una institución seria, a un proyecto que quiere ser ganador, y la verdad yo me considero una persona ganadora”, declaró.