EL “PEZ” NO MORDIÓ EL ANZUELO

208

San Cristóbal de Las Casas, Chis. Por segundo partido consecutivo jugado en casa, Ocelotes de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach) sumó un punto al empatar 1-1 con Dorados de Sinaloa en juego correspondiente a la fecha 13 de la Liga Premier.

La historia de este compromiso fue similar a la de la jornada anterior, los felinos universitarios se adelantaron en la pizarra, pero después un error en zona de seguridad permitió que el gran pez escapara con un punto del municipal de San Cristóbal.

El partido fue muy táctico y con esquemas parecidos, buscando salir con balón dominado y generando peligro por las bandas; sin embargo, Ocelotes mostró más profundidad con Iván Cueto y Roberto Meneses.

El balón detenido también abrió posibilidades importantes para los chiapanecos, teniendo la más clara en los botines de Brandon González con un tiro de castigo que superó la barrera, pero el cancerbero visitante alcanzó a desviar.

SEGUNDO TIEMPO

El segundo tiempo no cambió, los unachenses siguieron con el dominio del esférico y a los visitantes no parecía incomodarles; Óscar Gutiérrez estaba llevando una tarde tranquila, porque los tibios ataques de Dorados eran controlados por el muro defensivo.

Miguel Casanova observó las condiciones del partido y decidió meter a Ronaldinho Marroquín para reforzar el ataque, el planteamiento dio resultado y, al minuto 70, Osvaldo Ramírez adelantaba a los “estudiantes”.

Pero el gusto duró muy poco, ya que cinco minutos más tarde, Jesús López aprovechó la falta de comunicación entre Carlos López y Óscar Gutiérrez para provocar una dudosa falta que el árbitro central decretó como penalti y así llegó la igualada.

 

Ocelotes buscó la anotación que les regresara la ventaja, pero el tiempo era corto y no les alcanzó para conseguir la victoria, el árbitro concluyó las acciones y la Unach volvió a sumar una unidad en “la cueva”.

La buena noticia es que los felinos continúan sumando y amanecerán como segundos de la generar, pero en su contra tienen que el grupo cada vez se cierra más y los que estaban abajo en la tabla poco a poco comienzan a pisarles los talones.