GOL QUE VALIO SU PESO EN ORO

62

Para el defensa de los Gavilanes FC Matamoros, el gol de último minuto que arrebató la victoria a los Mineros de Fresnillo, valió su peso en oro por diferentes factores. El primero, porque los mantuvo cerca del subliderato del Grupo i de la Liga Premier en poder de los Reboceros de La Piedad, en segundo porque tenía año y medio sin anotar y finalmente el tercer factor, por la forma y en el momento tan álgido del encuentro en Zacatecas, donde se hizo presente el refrán de que para que la cuña apriete debe ser del mismo palo.

 

“Sin duda valió la pena anotar, fue algo indescriptible por varias razones, primero por lo que representó el gol para todos, para las aspiraciones de liguilla, pues una derrota habría representado más presión y sobre todo de los Mineros en la lucha por los cuatro boletos, segundo por el momento final del partido y tercero porque tenía año y medio que no anotaba un gol”, dijo.

 

Veyna nacido en Zacatecas y con un largo proceso en las canchas del futbol mexicano a todos niveles, con presencia en Necaxa, Atlético de San Luis, Club Atlhetic Morelos, América, entre otros, resaltó que el gol “fue dedicado a mi esposa y a mis hijas, como también a mis padres que fueron a ver el partido, sin duda fue algo emocionante”, precisó.

 

-¿Qué tanta importancia tuvo el gol?

 

Demasiada y quiero contar que el auxiliar del profe no me dejaba subir, le pedí permiso de hacerlo en los minutos de poder incorporarme para ayudar a que empatáramos, pero me dijo que, entonces en una decisión personal me subí al área enemigo y cuando vi que la pelota venía en diagonal hasta me sorprendí, pero pude anotar y eso fue lo importante para todo el equipo.

 

-¿Qué paso al final, terminó caliente el juego?

 

Son cosas que pasan en el partido, de pronto ellos desde que anotaron su gol se la pasaron haciendo tiempo, haciendo su partido y cuando les empatamos, nosotros queríamos mover rápido la pelota para ir por la victoria, pero siguieron haciendo tiempo, se dijeron algunas cosas, pero fue al calor del juego, creo que nosotros habríamos hecho lo mismo, pero en la cancha se queda todo y fuera de ella, todos amigos y nada más.