LE QUITAN LO INVICTO DE LOCAL

140

Aroldo Acosta Mendoza

León, Gto.-  Picotazo a la fiera. León Premier fue sorprendido en su propia casa al sucumbir 0-1 con el último lugar, Gavilanes F.C. Matamoros.

Las estadísticas en el futbol son para superarlas y no confiarse del enemigo pequeño y fue lo que aconteció en la casa club esmeralda, luego de la soberbia anotación de Brayam Nazarit a los 36´ del primero tiempo.

La racha invicta en casa de los panzas verdes se vio frenada por el último lugar, Gavilanes, que se plantó con autoridad y conforme evitaba los embates de los locales, tomó seguridad para derrotarlo por la mínima diferencia.

El duelo se desarrolló en la cancha sintética debido a la pertinaz lluvia que azotó la ciudad.

Fue el León el dueño de las acciones desde el primer minuto. Se fue sobre su presa con los arribos de Jorge Calderón y Jair Ruíz, teniendo el apoyo de Jesús Leal y Luis Franco pero no caía el gol leonés.

El arquero visitante Moisés Alavéz tomó mucha seguridad al evitar en dos ocasiones la caída de su marco en el primer tiempo.

Jair Ruíz cabeceó a segundo poste y cuando se cantaba la anotación esmeralda, el guardameta visitante envió a tiro de esquina para apagar el peligro.

Después en un tiro libre, Jesús Leal se tuvo confianza y disparó al arco y nuevamente Alavéz se tendió cual largo es para evitar la anotación.

La zaga visitante se multiplicaba para romper cualquier peligro de los esmeraldas, quienes hasta ese momento se veían muy superiores sobre el rival.

La anotación surgió en un contragolpe y el cafetalero Brayam Nazarit dentro del área dribló a dos defensas y punteó el balón para encajarlo en el ángulo superior izquierdo, nada pudo hacer el guardameta Jared Muñoz para ver caer su marco.

La anotación hizo tomar mayor confianza al conjunto visitante, tomó el balón con seguridad, hizo por momentos quedar mal al conjunto esmeralda.

SEGUNDO TIEMPO

La segunda parte fue para ambas escuadras, León se fue ahogando en sus intentos por los extremos, con la desesperación de no tener contundencia y la genialidad en la última línea.

Los delanteros por momentos se estorbaban para ir en busca de la igualada, pese a ello el técnico Alfredo Murguía apostó por refrescar el ataque pero fue en vano, el visitante ya era dueño de las acciones.

Gavilanes en cambio mandó a gente en medio campo para dejar poco margen de imaginación a los esmeraldas que comenzaban a desesperarse.

Por lo pronto en este partido, el conjunto de Gavilanes se plantó con orden, de a poco va entendiendo la filosofía de su entrenador Mario “Pichojos” Pérez, adquiriendo mayor seguridad para encarar y poner en aprietos a los rivales.

León premier sigue sin encontrar ese goleador, ese matón del área porque no es suficiente tener al rival en propia meta sin anotar.