LE SONRÍE LA VICTORIA

157

Por Pedro Torres/Corresponsal

INTERPLAYA DEL CARMEN, QUINTANA ROO.- A Inter Playa del Carmen le regresó la vida al cuerpo al vencer 2-1 a Club Deportivo de Futbol Zitácuaro, enderezando su camino en la senda de la victorias, después de que solo había logrado sumar una victoria en la primera fecha del torneo de la Liga Premier 2-1 sobre CAFESSA Jalisco.

 

Por esa razón la oncena dirigida por Carlos Bracamontes salió con la urgencia de ganar, después de que habia acumulado dos empates consecutivos contra Cañoneros Marina 0-0, Cafetaleros de Chiapas 1-1 y una derrota ante Cruz Azul Hidalgo 1-2.

 

Así que bajo esa premisa, el cuadro quintanarroense salió a tratar de avasallar a los michoacanos de Zitácuaro y pareció que este estilo ofensivo les daria muchos dividendos con el gol de Pedro Goulart que los puso adelante 1-0 al minuto ocho de acción.

 

Pero después de este gol, los michoacanos respondieron con inteligencia y se pararon escalonados en el terreno de juego y  tratando de salir al contragolpe.

 

Este estilo mantuvo a raya a los locales, que siguieron insistiendo en el ataque, sobre todo por conducto de Gabriel Rodríguez, estrellando dos balones en el larguero y uno en la base del poste.

 

Inter Playa del Carmen buscó variantes, pero la forma de como se cerró la zaga visitante les complicó la tarde y obviamente creció la ausencia en la cancha de Ulices Briceño, quien no pudo ver acción.

 

UN MAZAZO SORPRESIVO

 

Para la segunda mitad se mantuvo la misma tónica del primer tiempo, con un Inter Playa del Carmen dominador del terreno de juego, pero sin clarificar en la ofensiva, no obstante el esfuerzo de Diego Jiménez por el sector derecho y del colombiano Rodríguez por izquierda, tratando de aprovechar la picardía de Goulart en el centro del área.

 

 

Zitácuaro obviamente apostó por una jugada y esta la encontró al minuto 53 cuando Emmanuel Villafaña le ganó la marca a la defensa para rematar a primer poste y así establecer el empate.

 

Este gol fue como baño de agua fría para los dueños de casa, quienes de inmediato buscaron reaccionar, pero lo hicieron de una forma repetitiva, tratando de meterse por las bandas y llenando de centros al área michoacana.

 

Estos al percatarse de este estilo del cuadro caribeño cerraron más la marca y evitaron muchos peligros, inclusive viéndose controladores del encuentro, pero fue hasta el minuto 83 cuando el colombiano Gabriel Rodríguez se acordó de que para una zaga cerrada el regate es un recurso y así lo hizo metiéndose al área para ser derribado y que se decretarara el penal que Carlos Calvo convirtió en el gol de la victoria que le devolvió el alma al cuerpo a la oncena de Carlos Bracamontes.