LEONES NEGROS CUMPLE CON SU CAMADA

51

GUADALAJARA, Jalisco.- En consonancia con la filosofía de formar jugadores con ADN tricolor y darle soporte al proyecto deportivo sustentado en los jóvenes, el Clausura 2019 será recordado como el torneo con más proyección de los últimos años para la cantera melenuda gracias al estreno de cinco noveles Leones Negros.

Amén de su condición como uno de los semilleros de la Liga de Plata, el año anterior se caracterizó por una atípica sequía de debuts en el equipo de la Universidad de Guadalajara, por lo que una necesaria reivindicación llegaría en el primer semestre del 2019 acompañada de una especie de tributo al futbol estudiantil, ya que la presentación en sociedad de los nuevos leones se dio en el marco del Clásico Universitario ante Pumas, representando para algunos sus primeras horas de vuelo, y para otros la escala previa al anhelado sueño.

La noche del miércoles 16 de enero marcó el retorno de la manada a la Copa MX y también el punto de partida de un torneo con recompensa doble para Francisco Javier Rábago Ontiveros y Ángel Abraham Hernández Quintero, probando las mieles tanto de Copa como de Ascenso MX.

La historia del “Chepa” Hernández estuvo matizada por el permanente suspenso, pues tuvo que esperar a ras de línea y con el papel de cambio en mano durante poco más de medio año a que llegara el día soñado, la recompensa fue doble al estrenarse en todas las competencias la misma semana.

A su vez, la serie copera entre casas de estudio permitió los primeros destellos de aquellos que de a poco explotan en divisiones como Liga Premier.

Con actuaciones destacadas en Ciudad Universitaria, Salim Hernández bajo los tres postes y Alan Daniel Murillo en la delantera, tuvieron su primera incursión en el primer equipo tricolor, mientras que en medio campo, y con el 97 en la espalda, Daniel García Guzmán justificó sus cuatro temporadas en la institución en tres apariciones en Copa y un golazo frente a Atlas.

Así pues, casi como una contrastante pero benéfica dualidad, el proyecto de los jóvenes se está haciendo adulto en La Primavera, y reivindica a la Universidad con su historia y naturaleza como auténtico formador de talentos.