MURCIÉLAGOS DE CAPA CAÍDA

86

Staff / LP Magazine

Tercera derrota consecutiva en casa, y Murciélagos FC no levanta, anda de capa caída en esta recta final de la primera Vuelta de la Temporada 2019-2020 de Serie A.

Los Caballeros de la Noche no aprovecharon el partido pendiente de la Jornada 2 frente a los Coras de Nayarita, y este martes fueron sacudidos 1-2 en el estadio Centenario.

A diferencia del conjunto de los Mochis, la escuadra nayarita sí aprovechó a la perfección esté encuentro, suspendido en su momento por causas de fuerza mayor, para recuperar la confianza luego de que venían de perder el invicto en su propio territorio frente a los Gavilanes FC Matamoros.

Para muchos, este enfrentamiento tiene tintes de ‘clásico’ por la gran historia y enfrentamientos que arrastran ambas instituciones, pero tal parece que los Coras fueron los únicos que así lo entendieron.

PEGÓ PRIMERO MURCIÉLAGOS

Muy temprano en el partido, a los 8’ de tiempo corrido, los Murciélagos se fueron al ataque a velocidad, como suele ser su característica, y pegaron 1-0 en el marcador.

La buena jugada dentro del área la hizo Mario Rodríguez, que le dejó el balón muerto a Jonathan Osuna, quien llegó de frente para meterle el zapatazo fuerte y mandar el esférico al fondo de las redes.

RESPUESTA INMEDIATA

Quizás Murciélagos no podía creer que estaba ganando el partido, porque aún estaban festejando y justo en la reanudación de las acciones llegó la ‘cachetada’ de los Coras de Nayarit.

Fabricio Tavano recibió una pelota de saque lateral, se metió al área y sacó un centro precioso para la llegada de Addi Peña, que la prendió de forma perfecta para el 1-1 momentáneo a los 9 minutos.

VELOCIDAD DE JIMÉNEZ

Finalmente, cuando el encuentro estaba más parejo, llegó la velocidad de los Coras y del propio Japheth Jiménez, quien recibió una pelota por el costado de la derecha, y con tremendo disparo venció al portero Erik Fraire para la voltereta 1-2 a los 25’.

Eso fue todo en cuanto a los gritos de gol, porque ya en el segundo tiempo, aunque las emociones fueron creciendo, las redes se quedaron completamente estáticas.