‘OSOTE’ DE LEONES NEGROS

46

Fotos: Antonio Miramontes

 

ZAPOPAN, JALISCO.- Leones Negros tenía por lo menos en sus garras el punto, pero a los 75 minutos, vino un ‘osote’ del tamaño del mundo, luego de que el zaguero central Bryan Flores hiciera autogol y con ese tanto inoportuno, Gavilanes FC se quedó con los tres puntos, en juego del Lunes Premier y de la fecha 17 del Grupo 1.

Con la suma de las tres unidades, los ‘emplumados’ llegaron a 35 puntos y son tercer lugar y ejercen presión al líder, Durango con 38 puntos y Reboceros con 37 puntos.

Mientras que por el lado universitario, este plantel se estancó 13 puntos y son penúltimo lugar del sector, tan sólo arriba de Cimarrones.

Lo que fue el juego, este fue irregular porque ninguno de los dos equipos fue creativo al frente, una o máxime dos jugadas de peligro tuvieron en el partido.

Fue de ir y venir, pero sin la fórmula de poner en serios aprietos a los dos porteros, Édgar Hermosillo y César Estrada, quienes prácticamente fueron un par de espectadores más en la cancha de La Primavera.

Así que los primeros 45 minutos fue parsimonioso el accionar, tal parecía que sólo esperaban el mínimo error del contrario para hacerse presente en el marco enemigo.

Por lo tanto, se fueron al descanso con el marcador con empate a cero goles.

 

FIEL COPIA

 

La segunda parte el cotejo, fue lo mismo, sin idea, sin creatividad para lograr el daño necesario y sólo el gol salvó un poco el accionar del encuentro.

Los técnicos Víctor Mora y Jorge Martínez, empezaron a hacer sus cambios en su cuadro, con la finalidad de encontrar mayor profundidad, pero esto jamás sucedió.

 

EL ERROR

 

A los 75 minutos, Gavilanes FC ganó un tiro libre por el costado izquierdo y el balón viajó desde unos 40 metros en alto y diagonal y éste fue recentrado por Jesús Veyna al área chica donde el defensa central Bryan Flores, estando solo y su alma, remató a placer con la testa hacia su ¡propio arco! y al ver su gran ‘osote’ se llevó las manos a la cara manifestando su error fatal porque a final de cuentas, ese autogol daba al enemigo el triunfo y tres puntos de oro puro.