REBOCEROS LLEVA ALEGRÍA A RECLUSOS

175

LA PIEDAD, Mich- La tarde de éste miércoles, Reboceros de La Piedad tuvo una actividad especial que marcó la vida de cada elemento: visitó el CERESO LA PIEDAD.

Héctor Real y su grupo de jugadores estuvieron presentes en el Centro de Reinserción Social La Piedad, en donde además de convivir de cerca con un gran número de internos, también jugaron una ‘cascarita’ dentro del penal.

La hora pactada para iniciar las actividades fue a las 16:30 horas de este miércoles 21 de marzo; la planilla piedadense llegó puntual a la cita y desde el arribo al penal, el recibimiento fue especial.

Durante el recorrido por los pasillos que conducían al punto de reunión, jugadores saludaban a los reclusos.

Ya estando en una zona techada, se dio inicio formalmente a todo.

 

DAN LA BIENVENIDA

 

La Directora del CERESO LA PIEDAD Evangelina Raya, dio la bienvenida en nombre de todos los reclusos, luego, un interno dio unas palabras referentes a su experiencia de vida y Alan Jaramillo finalizó la primera parte de los eventos, también expresándose con emotividad y en representación del equipo.

Terminada ésta parte, todos los ahí presentes recurrieron al terreno de juego para jugar una ‘reta’ entre Reboceros y el equipo del reclusorio.

Mientras se llevaba a cabo dicho encuentro, varios internos apoyaban a los dos equipos, todos unidos a este bello deporte.

Al término del duelo, en escena apareció la famosa tanda de penales, porque aunque los internos salieron victoriosos, no podían faltar los tiros de castigo para hacer más amena la tarde.

Los jugadores y cuerpo técnico, se mostraron por demás contentos de asistir, los reclusos también estaban entusiasmados con la visita.

Sentimientos encontrados entre Reboceros y los ahí presentes no se hicieron esperar.

Mencionar que, La Piedad llevó algunos regalos para las personas que se encontraban ahí: playeras, balones y de forma personal, cada jugador entregó alguna pertenencia a quienes se los pedían.

Ésta labor de llevar alegría a los internos, queda latente y bien presente en el Club; Reboceros de La Piedad mostró su lado humano y dejó en el penal, un poco de lo que es el plantel, la Institución, en cada mano estrechadas, cada abrazo, en cada morada y sonrisa.