¡REPROBADOS!

119

Carlos García Varela
Fotos: Víctor Herrera

El pobre futbol de la Universidad Nacional Premier fue bien aprovechado por los Tiburones Rojos de Veracruz Premier, escuadra que regresó a su casa con un triunfo de cuatro puntos, luego de golear a los universitarios por 0-3, en duelo de la Jornada 7 del Clausura 2018.

Los Pumas siguen dando pena ajena, porque luego de que en los últimos torneos estaban en los primeros lugares del Grupo 2, ahora están hasta el fondo; sumar sólo cinco puntos de 21 disputados, además ya tienen una ‘manita’ de descalabrados que tienen en lo que va del Clausura 2018 de la Liga Premier.

Mientras que los Tiburones, logran una gran bocanada luego de no ganar en los dos últimos partidos; llegan a 9 puntos dentro del sector dos.

Se esperaba que los felinos dieran férrea pelea sobre todo por estar en su cueva, pero en los noventa minutos, sólo generó una jugada de peligro de ahí en fuera, pasó desapercibido en la cancha de La Cantera.

En cuanto a los escualos, estos en el primer tiempo estuvieron adormitados, muy pasivos, pero en los restantes 45 minutos del juego, fueron otros, mostraron otra cara y sobre todo hambre de gol y a final de cuenta les alcanzó para hacer los tres goles.

En las tribunas de La Cantera hubo apoyo de la afición auriazul y las porras a la oncena no se hicieron esperar, sobre todo en el minuto 13 cuando los pupilos del técnico Ismael Íñiguez tuvieron la única para gol.

Roberto Meneses, dentro del área chica y solo contra el portero Octavio Paz, no lo pudo vencer porque el arquero jarocho le robó la pelota de los mismos botines a su enemigo.

Mejor opción de gol no pudo tener los anfitriones y sería lo único que harían porque desde los 15 minutos de juego cayeron en la parsimonia y esto se le pegó al enemigo porque aunque crearon acciones de peligro, simplemente a la hora buena eran despojados de la pelota por la zaga felina que era comandada por Luis Campos y José Robles.

Los minutos avanzaban y ni Pumas, ni Tiburones ponían a trabajar a los porteros, quienes ajustaban sus líneas defensivas.

Ya en la recta final de la primera parte, Omar Marrufo tiró a gol, pero de la misma raya salvó la cabaña felina Luis Campos y con el empate a cero goles, ambos cuadros se fueron al descanso.

 

CAEN LOS GOLES

Cuando el segundo periodo empezaba, los escualos dieron la primera dentellada y el gol lo marcó el ariete Marrufo tocando el balón al fondo de la red y aunque los felinos pedían fuera de lugar, el árbitro central Alan López no lo vio así.

Se esperaba más de los capitalinos, mayor entrega al frente, mayor ambición, pero no fue así y pese a que el técnico Íñiguez mandó gente fresca a la batalla, los cambios no le resultaron.

 

CAE EL SEGUNDO TANTO

A los 61 minutos, el plantel del técnico Arturo Avilés alentaba a los suyos, que no se conformaran con un gol y la suerte le llegó porque el menudito delantero José Caballero, tras recibir pase por el costado izquierdo, y al ver la salida del portero Cerecedo, sólo le tocó la pelota y ésta se fue al fondo de la red y así los Tiburones ya ganaban 0-2.

 

LA PUNTILLA

Tal parece que el candente calor que se dejó sentir hizo mella en los de casa porque perdieron gas, se desinflaron, ya no daban señales de vida y esto lo aprovecharon los escualos para amarrar el triunfo de cuatro puntos porque a los 83 minutos, nuevamente se apareció en el marco enemigo Omar Marrufo quien con gran remate con la testa puso al fondo de la red la pelota y pese al vuelo del portero Cerecedo, caía el 0-3 para los suyos.