“SER EL CABALLOS NEGRO”: FABIÁN PRADO

154

Sin temor a equivocarse, con esa osadía de adolescente que desea ver su nombre figurando en las grandes marquesinas del futbol, el defensa Fabián Prado, aseguró que “todos en Mazorqueros tenemos claro que solo con trabajo y dedicación podemos ser los “Caballos Negros” de la Liga Premier”, aseguró.

 

Prado con un historial proveniente de Club de Ciervos y los Pumas de la Universidad Nacional, considera que llegar al equipo jalisciense avecindado en Ciudad Guzmán, “fue la decisión más importante, creo que este equipo tiene una organización para crecer y consolidarse en grande. Así que uno pondrá su granito de arena para conseguir cosas importantes”, destacó.

 

De perfil zurdo y con 19 años sobre sus espaldas, Prado reconoce que los Mazorqueros tendrán una lucha contra reloj donde les impedirá relajarse o escarbar en el terreno de los pretextos cuando lleguen los momentos álgidos del campeonato.

 

“Quizá haya equipos con mayor experiencia, pero nosotros tenemos a nuestro favor que hay todo por ganar y nada que perder, podemos no tener la experiencia de otros, pero se puede compensar con futbol y con garra”, aseguró.

 

 ¿Por qué llegar a Mazorqueros?

Porque me gusto el proyecto, porque hay cosas importantes, pero sobre todo porque tenemos a un entrenador que sabe de futbol y que al mismo tiempo sabe tratar el jugador.

 

– ¿Muy pronto para pensar en exigencias en la Liga Premier?

No, porque las exigencias nos harán crecer como equipo, tener mayor personalidad para encararlas, así que esa será nuestra lucha contra reloj.

 

– ¿Habrá que trabajar mucho para ser el “Caballo Negro” de la competencia?

Algo complicado, pero no imposible, sobre todo porque tenemos esa ambición, es algo que se palpa entre los compañeros.

Así el admirador del estilo de Rafael Márquez, el internacional mexicano que defendió la camiseta nacional en cuatro mundiales, está listo para encarar un reto que lo tiene comprometido a no defraudar, sino a pisar el acelerador en su carrera futbolística.