TECOS NO ANOTA, NI DE PENAL

68

Antonio MIRAMONTES
Corresponsal

ZAPOPAN, JALISCO.- Por un lado Tecos que apostó en toda la primera vuelta por hacer madurar a su joven plantel y por el otro Saltillo Futbol Club que fue afectado desde antes de iniciar la campaña por problemas inherentes a la pandemia del Coronavirus, dieron por concluida la primera vuelta del torneo 2020-21 de la Liga Premier con un empate que dejó muchas dudas y donde el equipo estudiantil demostró estar peleado con el gol al fallar en la agonía tres opciones claras de gol, sobre todo el penal en el minuto 97 que José Mares estrelló en el larguero sentenciado el destino final del encuentro con un ilógico 0-0.

 

Fueron 84 minutos en donde los dos equipos poco hicieron por alcanzar la victoria, hasta que en el minuto 84 Carlos Lugo estrelló el primero de los dos remates al poste que tuvieron los estudiantiles en la agonía del partido.

 

La segunda oportunidad llegó al minuto 86 cuando Luis Pelayo impactó el segundo disparo al poste que le debieron dar los tres puntos a los Tecos, pero quedó demostrado que están peleados por el gol y eso hizo la diferencia en el encuentro.

 

La tercera llegó al minuto 97 cuando José Mares ejecutó un penal que el mismo generó por el costado derecho al enviar un centro al corazón del área y que un zaguero en su afán de despejar la rebanara y el balón se estrellara en su mano decretándose la pena máxima que el propio Mares ejecutó con disparo al larguero, demostrando que hoy se irían en blanco.

 

 

POCO QUE CONTAR

 

Tecos no tuvo tanta fuerza ofensiva y eso facilitó el esfuerzo de Saltillo por generar peligro en la meta de los locales, dando como resultado un duelo que se centró en el corazón del campo, tratando de jalar y abrir la cancha, pero sin conseguirlo.

 

Esto hizo que los primeros 45 minutos pasaran a la historia sin pena, ni gloria, dejando de lado el esfuerzo que le pusieron los 22 jugadores, pero sin que alguien le pusiera esa pequeña cuota de talento o generación de peligro.

 

 

PUDO SER DIFERENTE

 

Para la segunda mitad la historia fue diferente por espacio de casi 80 minutos, salvo a partir del minuto 84 cuando Carlos Lugo y su máximo exponente ofensivo Luis Pelayo estrellaron dos balones en los postes casi de manera consecutiva que puso a temblar a los coahuilenses, pero que trajeron el trebol de cuatro hojas y terminaron el duelo con el punto en la bolsa.

 

Pero el colmo vino en el tiempo agregado cuando Mares ejecutó el penal y lo estrelló en el larguero al minuto 97 de tiempo corrido.

 

Así terminó un duelo donde ambos equipos buscarán sacar lo provechoso de una primera vuelta llena de aspectos positivos, pero más negativos y que tiene la necesidad de replantearse para buscar ser protagonistas y no comparsas.