¡TRES MINUTOS FATALES!

136

STAFF: MAGAZINE LA LIGA
Fotos: Víctor Herrera / Enviado

TLAXCALA, TLAX.- Tlaxcala FC pecó de soberbia y grandeza, y eso al final lo llevó a cargar con la derrota en casa por 1-2, frente a unos Reboceros de La Piedad que mostraron garra y corazón para darle la vuelta al marcador en tan sólo tres minutos y terminar ganando 1-2, en duelo del Lunes Premier, de la Serie A.

Lo que no pudieron hacer los Coyotes en 88 minutos, a los michoacanos sólo le bastó tres minutos para quedarse con una victoria por demás importante en patio ajeno.

Con este sorprendente resultado, los Reboceros llegaron a 9 puntos y son décimo segundo lugar en el Grupo 2, mientras que los caninos se quedan en 12 unidades y son octavo lugar en el mismo pelotón.

Durante el partido, lo tlaxcaltecas fueron amos y señores de la cancha, impusieron todo tipo de condiciones, sobre todo en la primera parte en la cual no dejaron hacer nada al rival, el cual se defendió como ‘gato boca arriba’.

Al menos los Coyotes tuvieron cinco claras de gol, y si no cayó este racimo de pepinos fue porque el por qué el portero Marco Millán se los impidió y en otras, los postes ‘ayudaron’ a los visitantes.

Sin duda alguna, el tridente ofensivo, Almanza, Palacios y Ayala fueron una constante pesadilla para la zaga michoacana, la cual no sentía lo duro sino lo tupido con tanto arribo del enemigo.

 

‘OLA’ DE LLEGADAS

Desde los 4 minutos, los anfitriones crearon peligro al frente y fue por medio de Edgar Ayala quien por el costado izquierdo centró a José Almanza y este en el corazón del área grande remató con la testa pero la pelota fue rechazada por un defensa rebocero.

Poco a poco, los de casa dominaban las acciones, y a los 8 minutos vino otro ataque; esta vez Eder López jaló del gatillo y el balón pasó rosando el larguero del visitante.

Otra llegada de peligro vino a los 10 minutos, ahora sería Ayala quien remató con la cabeza y con las uñas Millán se quedó con el balón.

Mejor suerte no pudieron tener los Reboceros, ya que a los 16 minutos, los postes salvaron del gol ya cantado de los locales; Jesús Castro tiró y el balón pegó en el palo, segundos después Almanza remató con la cabeza y la pelota rebotó en el travesaño, así que ‘portero sin suerte no es portero’.

Para ese tiempo, el cuadro de La Piedad ya no sentía lo duro sino lo tupido; Coyotes se daba un festín a la ofensiva, pero de nada servía porque así como llegada, las fallaban.

 

POR FIN EL GOL

Ante tanto acoso al frente, la defensa michoacana colapsó y a los 29 minutos Manuel Parra logró mover las redes del enemigo, tras peinar la pelota tras un centro enviado por el prado izquierdo, así que Coyotes ganaba 1-0.

Lo mejor que pudo hacer Reboceros en esta primera parte fue a los 36 minutos cuando Luis Ramos tiró con potencia dentro del área grande y por lado derecho, así que el portero Alaín Estrada ‘voló’ para desviar el viaje de la pelota.

La última de los Coyores vino a los 40 minutos.  Ahora sería el colombiano Boris Palacio quien tras quitarse su marcaje, jaló del gatillo a gol, pero el balón se estrelló en la base del palo derecho.

 

SIGUEN LAS FALLAS

El ‘rosario’ de fallas en el marco visitante seguía a la orden de la tarde; los delanteros tlaxcaltecas se daban el lujo de errar y errar; eso a la postre sería su ‘talón de Aquiles’ y quien falla, pierde.

A los 67 minutos, quien se convirtió en el héroe rebocero fue el mediocampista Luis Ramos, quien de la raya sacó el balón tras un disparo a ras de campo de Ayala.

A los 71 minutos, la balanza se inclinó hacia los Reboceros porque atacaron, pero ahora los palos salvarían la cabaña de Estrada; el primer tiro lo hizo Gerardo Robledo y segundos después, el defensa Erick Sámano mandó tremendo obús y el balón se estrelló en el travesaño y así los caninos se llevaban un gran susto.

 

TREMENDA VOLTERETA

Los Coyotes ya saboreaban el triunfo, ya sentían los tres puntos en la bolsa y mostrando soberbia en contra del rival y eso fue su peor error, porque los Reboceros que no habían hecho nada al frente, lograron empatar a los 89 minutos por medio de Adrián Muro quien por espuelas de llevó a dos caninos, los cuales se perdieron en la marca, por lo que Muro se animó a tirar por debajo y superar la salida de Estrada, quien vio como el balón entraba a su cabaña; el 1-1 estaba cantado.

Y ya en tiempo de compensación, los tlaxcaltecas aumentaron al máximo su grado de ‘confianzudos’ y la oncena de La Piedad no bajó los brazos y tras pelear el último balón del partido, este le cayó de rebote a Gerardo Robledo quien se limitó a tirar de forma cruzada y poner la pelota al fondo de la red y así darle a su escuadra una victoria épica de 1-2.